12 sept. 2012

Cantos Fernández, Matilde

MATILDE CANTOS FERNÁNDEZ

Nació en Granada el 20 de septiembre de 1898. Su padre era  un artesano  metalúrgico con tienda propia. En los años veinte, Matilde  empezó  a escribir en la prensa local  colaborando con “El Noticiero Granadino”  mientras estudiaba Psicología en   la Universidad de Granada. Se casó muy joven y tuvo dos hijos, que murieron pronto. Poco después se  separó  de su marido y  instalándose  en Madrid, donde terminó la carrera   y se graduó en Ciencias Penales.
Su interés  por los problemas sociales  en Andalucía motivó su afiliación   al Partido Socialista Obrero Español en septiembre de 1928. La llegada de la  II República  fue afianzando  su militancia socialista.  Participa en la recién creada Agrupación de  Mujeres Antifascistas (AMA); en 1933,  Matilde fue nombrada secretaria  del  primer comité de la AMA presidido por Dolores Ibárruri. Continúa  su carrera política ascendente, pues  en 1936 ya  formaba parte del Secretariado Femenino del PSOE junto a Matilde de la Torre y Matilde Huici, las llamadas entonces “tres Matildes”. También tomó parte, como compromisaria socialista, en la elección de Azaña como nuevo presidente de la República., en mayo de 1936. Profesionalmente, en 1935 había conseguido el título para trabajar como funcionaria de prisiones,  siendo pronto nombrada Delegada Técnica del Consejo Nacional de Tutela de Menores.
En 1937, encabezó la delegación del PSOE en el Congreso Mundial de Mujeres contra la Guerra y el Fascismo, celebrado en París. Fue Directora del Instituto de Estudios Penales y ejerció de Inspectora  General de Prisiones en los últimos años de la Guerra Civil.  Se trasladó a  Valencia y después a Barcelona  con el  gobierno republicano, desde allí pasó  a Francia en febrero de 1939. El exilio la llevó a París y Marsella, desde donde embarcó a Casablanca (Marruecos) y de ahí a México, donde se instaló en 1941.
En el exilio mexicano pudo  ejercer  como trabajadora social. Su actividad política se centró  en la creación del Grupo Femenino Español Mariana Pineda, hacia 1943  y  de la Unión de  Mujeres  Españolas, UME.  Ésta era una organización creada  a partir del empeño de las mujeres del exilio,  algunas de las cuales  habían pertenecido a la Agrupación de Mujeres Antifascistas, como  la propia Matilde Cantos  que había sido secretaria  de organización del Comité Nacional de la AMA.   En la Unión de Mujeres se fusionaron en 1946 ambas agrupaciones  femeninas, figurando Matilde Cantos  como  tesorera  de la organización.  Estaba dedicada a realizar  actividades solidarias, de  ayuda a los presos de las cárceles franquistas y a sus   familiares.  Matilde Cantos participó  también en   uno de los  actos políticos conjuntos organizados por las  feministas mexicanas  del “Comité  Coordinador Femenino para la defensa de la Patria”, presidido por veterana luchadora Teresa Flores Magón. El  mitin  tuvo lugar en la capital azteca  el 8 de marzo de 1945 y en él  Matilde habló con optimismo  en defensa de los derechos de las mujeres, según  se recogía en un folleto editado entonces.
En 1942 era ya colaboradora de la revista Población. Esta publicación la nombrará delegada para las cuestiones relacionadas con la UNESCO, en 1947. Además fue redactora de  la  revista  Confidencias. Magazine de la mujer mexicana. En los años cincuenta  figuraba  como Vicepresidenta de la UME  y  redactora de la revista Mujeres Españolas, que dirigía Luisa Carner y cuya directora artística era Manuela Ballester. A lo largo de esa década  escribió  en la revista sobre variedad de temas;  hizo una serie de artículos dedicados a “Las Heroínas de la Literatura Universal”, donde trata sobre “Yerma” de García Lorca, “La Madre” de Gorki, etc. Por otro lado escribía  artículos más políticos sobre las reivindicaciones el  Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo de 1952,   o  contra el Pacto entre España y Estados Unidos, en  el primer aniversario de su firma, el  octubre de  1954.
En 1968, consigue por fin el visado para regresar a España, que le había sido denegado reiteradamente desde 1956. Sin embargo, nada más llegar a Madrid fue  detenida durante un día, pero en seguida pudo regresar a su Granada natal. Allí se instaló definitivamente, tras un viaje a México, en agosto de 1969. Vivió en modestas pensiones, casi olvidada,  pero siempre interesada  por  la política. Alentaba a los jóvenes, en las asambleas universitarias, a luchar contra las injusticias y la dictadura, llegando a hacerse muy popular en Granada. En sus últimos años escribió Cartas de Doña Nadie a Don Nadie, una autobiografía con  la que ella  quiso luchar contra el olvido,  que amenazaba a los exiliados no incorporados a la memoria oficial, en especial a las mujeres. Murió en Fuentevaqueros, Granada, el 24 de noviembre de 1987. Ahora  es recordada en su  Granada  natal,  donde el nuevo centro penitenciario de reinserción social se llama  Matilde Cantos Fernández.


Fuentes: 
CANTOS, Matilde,  Cartas de doña Nadie a don Nadie,  Granada , 1998.
DOMINGUEZ, Pilar, De ciudadanas a exiliadas.  Un estudio sobre las republicanas españolas en México, Madrid, Ed. Cinca, 2009

RODRIGO, Antonina. Mujer y Exilio,  Madrid, 1999.
RODRÍGUEZ TITOS, J, Mujeres de Granada. Granada. Diputación Provincial, 1998, pp. 103-106.



PD

No hay comentarios:

Publicar un comentario