12 sept. 2012

Cordero Bel, Luis


CORDERO BEL, Luis

 

Nació en Huelva el 18 de julio de 1897 y murió en México D. F. el 26 de enero de 1958. Pertenecía a una familia tradicional. Estudió Farmacia en la Universidad de Granada, obteniendo el título el año 1917. Abrió una «botica» en la ciudad de Huelva. Con motivo de una apuesta con sus amigos del Círculo, todos ellos abogados, hizo la carrera de Derecho en dos años para ejercer, a continuación, la profesión de abogado, a la vez que atendía sus funciones como farmacéutico.

Fue elegido diputado por la provincia de Huelva en dos ocasiones: a las Cortes Constituyentes de 1931 y, posteriormente, en 1936. Fue concejal, Segundo Teniente de Alcalde y Alcalde, por unos días, de la ciudad de Huelva, Presidente de la Comisión Gestora de la Diputación Provincial y participó en numerosas comisiones parlamentarias, entre ellas en la encargada de investigar los «Sucesos de Casas Viejas» de enero a marzo de 1933. Se ganó en las Cortes la fama de defensor de los trabajadores por sus numerosas actuaciones a favor de éstos, especialmente, demandando obras para mitigar el terrible paro obrero o intentando mejorar la situación de la cuenca minera, donde las compañías amenazaban con la disminución de la jornada laboral y el despido de sus trabajadores, entre otros asuntos. Perteneció al Partido Republicano Federal y fue su máximo dirigente en Huelva.

A sus actividades parlamentarias añadía las de la masonería. Perteneció a la Logia Francisco Esteva nº 39 de Huelva. En el expediente incoado contra él por el T.E.R.M.C. figura como grado 3º y como Venerable, en la Gran Asamblea Ordinaria de la Gran Logia de Madrid, celebrada del 7 al 9 de junio de 1930. Según la documentación que se conserva en varios archivos, figuraba a comienzos de mayo de 1939, en uno de los listados de masones refugiados en Francia, que habían logrado eludir su internamiento en los campos de concentración organizados por el Gobierno francés.

Contrajo matrimonio con la joven Isabel Fernández-Peña, perito mercantil y funcionaria de Hacienda, con la que tuvo dos hijos, una de ellos ya nacido en Francia en 1941.Su mujer Isabel trabajó unos meses en el SERE.

Fue elegido en la candidatura del Frente Popular en febrero de 1936, encabezando la columna de mineros de Río Tinto que desde Huelva se dirigió a Sevilla, siendo traicionada por la unidad de la Guardia Civil. Cordero regresó brevemente a Huelva, logrando embarcarse y llegar a Casablanca. Regresó a la zona frentepopulista, asistiendo a las sesiones de las Cortes en Valencia. Colaborador de Eduardo Barriobero en el Consejo Superior de Justicia de Cataluña, se vio envuelto en un proceso contra el primero por apropiación indebida de bienes suntuarios. El Tribunal Supremo le absolvió en noviembre de 1938 aunque el Gobierno Negrín mostró disconformidad con la sentencia.

Refugiado en Francia, recibió ayuda de la masonería francesa, eludiendo el ingreso en un campo de internamiento. A la caída de Francia en junio de 1940, logró trasladarse a la zona de Vichy. El consulado mexicano le incluyó en el flete del buque Serpa Pinto en el otoño de 1942, poco antes de la total ocupación de Francia por Hitler. Al llegar a Veracruz en octubre de 1942, recibieron un subsidio de la JARE para su traslado a ciudad de México. Posteriores peticiones de subisidio no pudieron ser atendidas debido a la vinculación de su esposa con el SERE, la adhesión de Cordero a Negrín y, finalmente, la intervención mexicana de la JARE.

Retomó la actividad política, formando parte del Ateneo Pi y Margall y asistiendo a la reunión conjunta de parlamentarios españoles y mexicanos en el Senado con ocasión de la fiesta del 12 de octubre de 1943. También asistió a las sesiones de las Cortes del 10 de enero de 1945, exhortando a la unidad entre los republicanos españoles. En sus posteriores intervenciones en las Cortes en agosto y noviembre de 1945, manifestó su apoyo al nuevo presidente del Gobierno, José Giral, pese a no haber sido consultado en su calidad de representante del partido federal.

Procesado en ausencia por el Tribunal de Responsabilidades Políticas, le fue impuesta una multa de 150.000 pesetas que trajo consigo la confiscación de todos sus bienes. Más adelante, en junio de 1951, el Tribunal para la Represión de la Masonería y del Comunismo le condenó a veinte años de prisión. En el exilio, Cordero mantuvo su actividad masónica dentro de la Logia del Valle de México.

Cordero mantuvo la fidelidad a sus ideales republicanos y federalistas, tomando parte de la organización de un acto conmemorativo del XXV aniversario de la aprobación de la Constitución, el 9 de diciembre de 1956.

Poco después, con poco más de 60 años, falleció en la ciudad de México. La familia decidió regresar a España en 1959.

 

Fuentes

Testimonio personal de Isabel Cordero Fernández-Peña, 2005.

Isabel CORDERO, “Postales desde el exilio francés”, Cuadernos Republicanos, CIERE, www.ciere.org

Leandro ÁLVAREZ REY, Los diputados por Andalucía en la Segunda República, Sevilla, Centro de Estudios Andaluces, 2009.

 

 

AM

1 comentario:

  1. Este señor fue uno de los participes de la creación de la columna de mineros de Nerva y Riotinto que fueron a liberar Sevilla de los golpistas fascistas y cuya columna fue traicionada por la guardia civil, matando a un número importante de participantes de la columna en La Pañoleta, a la entrada de Sevilla, al resto de mineros los detuvieron, encarleron y posteriormente asesinaron.

    ResponderEliminar