17 sept. 2012

Espresate Pons, Tomás


TOMÁS ESPRESATE PONS

 

Nació en la localidad catalana de Portbou (Gerona) el  11 de agosto de 1904, en la casa que su padre, Demetrio Espresate Sopeña, dependiente de comercio, y su madre, Emilia Pons Subirana, tenían en la calle de Méndez Núñez. El carácter fronterizo de esta población permitió que Tomás conociera desde niño el oficio de agente de aduanas, que desempeñaría, primero, en su localidad natal, y después, en Canfranc (Huesca). Aquel traslado fue fundamental para él, pues le permitió entablar contacto con el influyente grupo de socialistas de la vecina Jaca. Así, enseguida se sumó a las filas del PSOE y puso en marcha, en 1931, en compañía de otros correligionarios, la Agrupación Socialista local. Dos años después se presentó a las elecciones municipales que se celebraron en Canfranc, convirtiéndose así en uno de los primeros concejales socialistas de la provincia de Huesca. También participó en la creación de la Sección de Oficios Varios de la UGT canfranquesa. Se posicionó a la izquierda del PSOE, y gracias a su voto y al de los demás miembros de la Agrupación de Canfranc (de la que por aquel entonces, Espresate era su secretario) pudo el jacetano Julián Borderas, largocaballerista, convertirse en el candidato provincial del partido en las elecciones de 1936. Al estallido de la Guerra Civil huyó a Barcelona en compañía de otros personajes de la Jacetania. Allí organizó junto a otros correligionarios del Frente Popular un grupo que se encaminó de regreso al Pirineo para recuperar ese territorio para la causa de la República. Estuvo por un tiempo en el sector de Boltaña, operando como comisario de Batallón, colaborando, entretanto, en las tareas de reorganización provincial del PSOE. En 1937 fue nombrado presidente del Frente Popular Aragonés, y, como tal, participó activamente en una serie de reuniones que este grupo político organizó durante el verano de aquel año y que, con la ayuda del gobierno central, desembocaron en la disolución del Consejo de Aragón. A partir de entonces formó parte del Frente Popular Antifacista en representación de la UGT aragonesa, e, incluso, en enero de 1938 fue propuesto por parte de los socialistas de Huesca –sin éxito–, para que ocupara el cargo de Gobernador General de Aragón. En abril de 1938, poco después de la caída de Aragón, que le obligó a desplazarse hasta Cataluña, fue designado comisario político de la 44 División. Diez meses después, trabajaba a las órdenes de Lister y mantenía intacta su fidelidad a Juan Negrín. A la caída de Cataluña cruzaría la frontera francesa, precisamente, por el paso de Portbou, desplazándose poco después hasta París, donde trabajaría como funcionario al Servicio de Evacuación de los Republicanos Españoles (SERE). 

En septiembre de 1940, temiendo lo que podía sucederle tras la firma del armisticio entre Francia y Alemania, Tomás se desplazó junto a su mujer hasta Marsella. Finalmente, tras muchos intentos logró trasladarse en mayo de 1942 junto a su esposa a México (la pareja no se reuniría con sus hijos, que por aquel entonces residían en Barcelona, hasta tres años después). Cuando llegó, a bordo del Nyassa, comenzó a trabajar en las empresas del Comité Técnico de Ayuda a los Refugiados Españoles (CTARE), donde estuvo hasta que, en 1944, fundó Comercial Espresate, una firma destinada a la exportación de telas mejicanas. Dos años después abriría junto a Enrique Naval, por sus inquietudes bibliófilas, la empresa Crédito Editorial, y, en 1938, la Librería Madero, que tres años más tarde daría lugar a la imprenta del mismo nombre.  También formó parte de Ediciones Multiarte y prestó su ayuda para la fundación, en 1960, de la Editorial Era, puesta en marcha por Vicente Rojo, José Azorín y sus hijos Neus, Jordi y Francisco Espresate (los cinco, por aquel entonces, estaban en las Juventudes Socialistas Unificadas). 

Políticamente, perteneció a lo largo de esos años a distintas tendencias del socialismo. A su llegada, decidió sumarse al Círculo Jaime Vera en lugar de a su competidor prietista, desempeñando, posteriormente, un importante papel en la fundación de la Agrupación de Socialistas Españoles en México, en la que, al menos en 1952, ocupó el cargo de tesorero. Finalmente, en 1956, tras la disolución de este grupo, decidió regresar a la corriente mayoritaria del partido e ingresar en la Agrupación Socialista Española en México, en la que estuvo hasta el año 1972, momento en el que, tras la ruptura del socialismo español en renovadores e históricos, decidió salir de la misma –por aquel entonces, encabezada por el segundo grupo–, y apoyar al sector que lideraba Felipe González. Entretanto –al menos, durante la década de los sesenta– formaría también parte del Consejo Español de la Paz. En el año 1981, cuando ya estaba consolidándose el proceso de la Transición Española, viajó a España para ver con sus propios ojos, nuevamente, algunas poblaciones, entre ellas, Portbou, en la que permaneció algunos días. Fallecería en la capital de México en el año 1994.

 

Fuentes:

Archivo del Centro Documental de la Memoria Histórica Diario Oficial del Ministerio de Defensa.

Archivo Histórico de la Fundación Pablo Iglesias AJBP 480-1, 480-7, 821-19, 821-23, Documentación Tomás Espresate Pons.

Archivo JARE/AMAE (M).

La Jornada (México), 30-IX-2004.

Destierros Aragoneses Vol. II. Zaragoza: Institución Fernando el Católico, 1988.

Diccionario Biográfico del Socialismo Español 1879-1939. Madrid: Fundación Pablo Iglesias, 2010.

El Exilio español en México  1939-1982. México: Fondo de Cultura Económica, 1982.

ENGEL, Carlos: Historia de las Brigadas Mixtas del Ejército Popular de la República. Madrid: Almena, 1999.

SARASA BARA, Enrique: Julián Borderas Pallaruelo. Una historia del socialismo y del exilio español (1899-1980). Zaragoza: Delegación del Gobierno en Aragón, 2009.

 

ES

No hay comentarios:

Publicar un comentario