17 sept. 2012

Fernández Álvarez, Rafael Luis


RAFAEL LUIS FERNÁNDEZ ÁLVAREZ

 

Nacido el 17 de septiembre de 1913 en Oviedo, pero no fue inscrito hasta el día 1 de octubre, fecha que su familia consideraba como la del verdadero cumpleaños. Su padre, Carlos Fernández González, trabajaba en la Fábrica de Armas de la Vega y formaba parte de los sindicatos católicos del canónigo Maximiliano Arboleya. Su padre era «liberal y votante de Melquíades Álvarez y de Teodomiro Menéndez», Su madre, Dolores, trabajaba de cocinera. Se matriculó en la Universidad de Oviedo, pero no completó la licenciatura en Derecho. Recibió una beca  de la Junta de Ampliación de Estudios para estudiar en una universidad de Bélgica, a la que asistió desde 1933 hasta 1934.

En 1930 ingresó en las Juventudes Socialistas, donde percibió ciertos recelos iniciales a causa del catolicismo de sus padres. En 1931 comenzó a militar en el PSOE, siendo ya secretario de las Juventudes Socialistas. También fue alumno de la escuela socialista de verano en El Pardo y Torrelodones, así como director de la de Brañes, en el Naranco. Fue precisamente allí donde conoció a Purificación Tomás Vega, hija de Belarmino Tomás, el militante socialista y dirigente del Sindicato de Obreros Mineros de Asturias (SOMA). Rafael Fernández y Purificación Tomás se casaron el 5 de junio de 1937. Pura fue secretaria de la Ejecutiva femenina de las Juventudes Socialistas con 19 años. Tuvieron 5 hijos. El primero nació en San Pedro Pescador (Gerona), en 1939, muriendo a los pocos días, cuando sus padres cruzaron la frontera francesa hacia el exilio. En México nacerían sus hijos Rafael, Carlos Belarmino, Jorge Belarmino y Víctor Manuel.

Rafael Fernández fue consejero de Hacienda del Consejo Interprovincial de Asturias y León, creado por la República el 24 de diciembre de 1936. El citado día 24 de agosto de 1937 dicho consejo se declaró soberano, y aquel joven socialista de 24 años asumió la problemática cartera de Justicia y Orden Público. Pocos días después, el 20 de octubre, víspera de la entrada de las tropas nacionales en Gijón, Rafael Fernández abandonó Asturias por El Musel.

Pasó un tiempo en París y Rhode Island antes de aterrizar en la ciudad portuaria mexicana de Veracruz. Realizó una serie de trabajos manuales a su llegada a la Ciudad de México, donde comenzó como lavaplatos en el restaurante Cantábrico.

Fue delegado a los Congresos del PSOE en el exilio en 1964 y 1974. Participó en los movimientos renovadores del PSOE desde el exilio mexicano durante los años sesenta. Reclamado por Felipe González, regresó a Asturias en 1976 tras la muerte de Franco. Jugó un papel fundamental en la transición a la democracia en Asturias. Entre 1977 y junio de 1978 asumió la secretaría general de la Federación Socialista Asturiana, puesto que dejó a Jesús Sanjurjo tras empezar a desempeñar el puesto de Presidente del Consejo Regional de Asturias. El Consejo no tuvo apenas competencias hasta avanzado 1980. Se convirtió en el primer Presidente del Principado de Asturias tras la aprobación de la autonomía asturiana en 1982, cargo que ocupó hasta 1983, cuando fue sucedido por Pedro de Silva.

Fue elegido senador en 1977 en la candidatura unitaria “Por un Senado Democrático”  y sucesivamente reelegido hasta que dejó el puesto en 2000. Fue brevemente miembro de la comisión ejecutiva del PSOE, tras la dimisión de Miguel Boyer, entre 1977 y 1979. También ocupó el puesto de presidente de la Federación Asturiana Socialista (FSA- PSOE) desde 1994 hasta su muerte.

Murió mientras dormía en su casa de Oviedo el 18 de diciembre de 2010 a la edad de 97 años. Su primera esposa, la dirigente socialista Purificación Tomás, con quien se casó en 1937, y que falleció el 10 de noviembre de 1990, era hija del político socialista Belarmino Tomás. La pareja tuvo cuatro hijos durante su matrimonio. Se casó en segundas nupcias con Belén Torrecillas.

Fuentes:

Juan de Lillo, Rafael Fernández, testigo de Asturias, Oviedo, 1983.

J. Morán, “De los errores de la guerra a la concordia en Asturias”, La Nueva España, 19. XII.2010.

AM

No hay comentarios:

Publicar un comentario