17 sept. 2012

Guillén Guardiola, Luis


LUIS GUILLÉN GUARDIOLA

 

Nació en Parcent (Alicante) el 24 de julio de 1903. Fue miembro de la federación de Banca de la UGT. Dentro de este mismo sindicato llegó a ostentar algunos cargos de responsabilidad en la Federación Nacional de la UGT como el de vocal del Comité Nacional de la UGT en 1938. Fue director general del Centro de Contratación de Moneda del Banco de España.

A finales de 1939 llegó a México y se integró en el Comité directivo del negrinista Comité Técnico de Ayuda a los Republicanos Españoles (CTARE). Se le había encargado la dirección de la institución financiera creada por este Comité en México: la Financiera Industrial Agrícola S.A. (FIASA), lo que, a la postre, significaba dirigir todo el conglomerado empresarial creado por el CTARE en México para dar trabajo a los refugiados. Al hacerse cargo de la gerencia de la FIASA se encontró con una situación financiera deficitaria. Procuró disminuir los gastos y sanear las operaciones. Las relaciones entre Luis Guillén y el primer gerente de la entidad y principal responsable económico del Comité Técnico, Joaquín Lozano, distaron mucho de ser cordiales lo que dificultaba la gestión de la entidad. Guillén trató de cambiar por completo la orientación de la Financiera a fin de atraer la inversión de capitales mexicanos que pudieran sanear las cuentas de una entidad que hasta entonces operaba solamente con capital español. Para ello recomendó la salida del consejo de administración de la FIASA de algunas personalidades españolas a las que se había dado colocación allí para introducir a personajes de relieve en el ámbito financiero mexicano que pudieran promocionar la empresa y atraer nuevos negocios.

La etapa de Guillén al frente de la FIASA fue enormemente complicada pues tuvo que lidiar con una serie de empresas que necesitaban de continuas aportaciones de capital para llegar a ser rentables en un momento en que el CTARE apenas contaba con fondos para atender las actividades de ayuda a los refugiados en México y no se podía contar con nuevas aportaciones de capital desde el gobierno de Negrín. Para solventar esta situación y poder dotar de financiación a estas empresas la FIASA tuvo que recurrir a todo tipo de prácticas financieras en ocasiones incluso bordeando la legalidad.  Especialmente significativo fue el caso de la Fabril de Aceites, Grasas y Jabones, una empresa refinería de aceites en la que Guillén tenía puestas grandes esperanzas y que con el aval de la FIASA acabó generando un enorme agujero financiero que amenazó con llevarse por delante a todas las empresas del CTARE a mediados de 1941.

El 24 de junio de 1941 Luis Guillén fue asesinado en un atraco a las oficinas de la FIASA perpetrado por anarquistas españoles.

 

Fuentes:
Diccionario Biográfico del Socialismo Español,
CDMH Fichero General,
Archivo del CTARE, Museo de Antropología e Historia del INAH.
 
AV

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario