20 sept. 2012

Hierro Muriel, Antonio


ANTONIO HIERRO MURIEL

 

Político y novelista. Inició su carrera como secretario y vicepresidente del Comité Nacional del Partido Radical-Socialista Revolucionario, cuyo líder fue José Antonio Balbontín y entre cuyos miembros figuraban personajes tan dispares como Ramón Franco, el andalucista Blas Infante o el médico anarquista sevillano Pedro Vallina.  El Partido Social Revolucionario, tal como pasó  a denominarse desde 1932, tenía una ideología antioligárquica y confusamente populista. Era partidario de la expropiación sin indemnización de los latifundios de origen señorial para entregárselos a los sindicatos.  En febrero de 1933, el partido de Balbontín y Hierro Muriel y la Izquierda Revolucionaria y Anti-imperialista del escritor de origen peruano César Falcón ingresaron en el PCE.

Durante la guerra, Hierro Muriel fue miembro de la secretaría general del Comisariado, ascendiendo a Comisario de Brigada en mayo de 1938. Encabezó la delegación española que visitó la Unión Soviética en noviembre de 1936 por invitación de los sindicatos, presidiendo actos de solidaridad con la República española en Leningrado y Moscú.  

Al acabar el conflicto se exilió en México, donde se alejó de la militancia comunista. En 1948 se unió al exministro Jesús Hernández Tomás, expulsado del partido, en su propósito de fundar un grupo de orientación proyugoslava tras la ruptura entre Tito y el Buró de Información de los Partidos Comunistas (Cominform), órgano de coordinación del movimiento comunista instituído por Moscú tras la Segunda Guerra Mundial. Colaboró con el Movimiento Comunista de Oposición de Hernández y su revista Horizontes. En torno a la embajada yugoslava en México se reunió un grupo de exiliados españoles a los que unía el hecho de haber pertenecido al PCE  en puestos de relevancia y haberse separado voluntariamente o haber sido expulsados del partido. En él se encontraban Enrique Castro Delgado, Ramón Pontones, Vicente Cuello, Pedro Martínez Cartón y Francisco Félix Montiel. La embajada publicaba un Boletín con una tirada de unos 6.500 ejemplares, de los que  3.000 se difundían en México y el resto se enviaba a los otros países latinoamericanos. El boletín se tiraba en la imprenta propiedad de Martínez Cartón, y en él se daba cabida a los artículos favorables a las tesis yugoslavas que Hernández y Hierro, fundamentalmente, elaboraban por encargo de la propia embajada. En otras ocasiones, los artículos eran insertados, mediante pago, en periódicos de la capital, como Novedades y Excelsior. Los miembros de Horizontes entraron en contacto con los socialistas negrinistas del Círculo Jaime Vera y de la revista Las Españas con el objetivo de fundar un nuevo partido, que se fijaba el objetivo de “aglutinar a la clase obrera española en un partido potente, nuevo y renovador, auténticamente nacional, popular y democrático, marxista en su teoría, proletario en su composición e ideología y español en su política”.  También lo intentaron con Ramón Lamoneda en Francia, pero el fracaso de ambas tentativas llevó a Hierro y Hernández a dirigir sus propuestas al Movimiento de Acción Socialista del exdirigente del PSUC José del Barrio Navarro. Hierro y Hernández compusieron la delegación que viajó al I Congreso de la Paz de Belgrado, celebrado en 1950, como representantes del grupo de México. A su vuelta impulsaron el Círculo de Acción Socialista en México y, con el apoyo financiero de nuevo de la embajada yugoslava, publicaron  una revista política, Democracia. Las disensiones, desengaños y rivalidades personales en el seno del grupo, aparte de su escasa proyección política, acabaron por deshacerlo en 1953.

Tras el abandono de la actividad política, Hierro Muriel se dedicó a la novela y publicó en México, a comienzos de los años 60,  dos libros: Una leyenda cora y Una espina de magüey en el alma.

 
Fuentes:

 
Hernández Sánchez, Fernando: Comunistas sin partido. Jesús Hernández, ministro en la guerra civil, disidente en el exilio. Madrid, Raíces, 2007.

FH

No hay comentarios:

Publicar un comentario