23 sept. 2012

Joven Hernández, Mariano


MARIANO JOVEN HERNÁNDEZ 

Nació el 20 de noviembre de 1890 en la localidad aragonesa de Almonacid de la Sierra (Zaragoza) en el seno de una familia modesta. Pese a haberse formado como maestro –cursó sus estudios en la Normal de Magisterio de Zaragoza–, trabajó siempre en España como agente comercial. Pronto se identificó con el ideario republicano –se afilió a una formación política de este signo por primera vez en 1915–, convirtiéndose enseguida en una de las figuras más destacadas del Partido Republicano Autónomo de Aragón. Fue entonces cuando fundó el diario La Democracia y se introdujo en la masonería. Así, en 1915 ingresó en la logia Constancia, en la que permaneció hasta el año 1919, vinculándose, siete años después, a la Moncayo, de Zaragoza. El 1 de abril de 1922, después de presentarse, con éxito, a las elecciones municipales del mes de febrero, entró como concejal en el Ayuntamiento de Zaragoza, donde trataría de aplicar la política republicana a la vida municipal. Fue, sin embargo, una aventura muy corta, pues, apenas un año y medio después, a consecuencia del golpe de Primo de Rivera, se vio apartado de su cargo. A partir de entonces, inasequible al desaliento, compatibilizaría su trabajo con la actividad política.

En el año 1929 Joven decidió integrarse, junto al sector más izquierdista del Partido Republicano Autónomo, en el Partido Radical Socialista. El advenimiento de la Segunda República le permitiría iniciar una nueva etapa como Gobernador Civil de distintas provincias: Soria (en mayo de 1931), Salamanca (desde agosto de 1932), Granada (hasta enero de 1933) y Madrid. En aquel contexto, se presentó, sin resultados positivos, como candidato del PRRS por la provincia de Zaragoza en las elecciones de diputados a Cortes de noviembre de 1933. Por aquel entonces, ya se había sumado a las tesis de la fracción izquierdista de Marcelino Domingo, decisión que, meses después, le llevaría a integrarse en Izquierda Republicana. En 1936, volvió a presentarse como candidato a las elecciones generales y, esta vez, tras obtener los votos de casi 45.000 personas, sí consiguió entrar en  el Congreso de los diputados.  

Cuando se sucedió la sublevación militar del 18 de julio Mariano estaba, por su cargo, en Madrid, donde permaneció hasta que, meses después, los diputados de izquierda decidieron trasladarse hasta Valencia. Esto hizo que desde Aragón se le criticase, junto a los otros diputados de Izquierda Republicana de la región, por no haber acudido al escenario bélico. Por ello, Joven se trasladó hasta Caspe para dar cuenta de sus actuaciones y demostrar que la labor que realizaba en Valencia también era importante. Finalmente, el Frente Popular Aragonés, pese a que sí dio algunos pasos para ello, no consideró “caducado” su cargo, y Joven pudo asistir en el mes de agosto de 1937 a la reunión que este organismo realizó en Barbastro para glosar la trayectoria del Consejo de Aragón. Sin embargo, la defensa que Joven hizo de la misma no evitó que poco después el gobierno central ordenara su disolución. Entretanto, formó parte del Parlamento, asistiendo, cuando la ocasión se lo permitió, a sus reuniones.

Al terminar la Guerra Civil, Joven se refugió en Francia. Estuvo en Castelnau de Montraiter y en Montauban, hasta que, en octubre de 1945, logró desplazarse hasta México, donde se dedicó a la venta de artículos a comisión. Allí también despuntó por su carrera política. Así, reanudó los lazos con Izquierda Republicana y pronto se convirtió en uno de los más destacados dirigentes del partido en México, ocupando la presidencia durante, al menos, 1957 y 1959. Fue, además, uno de los principales defensores –e impulsores– de la fusión en un partido único de este grupo con Unión Republicana, propósito que logró sacar adelante –pese a las protestas de hombres tan significados como Carlos Esplá– en el congreso que se celebró en París en junio de 1960. Esta labor le permitió ocupar la presidencia del nuevo grupo político, Acción Republicana Democrática de México (ARDE), entre 1961 y 1963, año en el que fue sustituido por Francisco Giral. Durante la década de los años cincuenta sería también presidente del Centro Republicano, desempeñando, tras dejar el puesto, otros cargos menores de su directiva. Igualmente, fue miembro fundador del Ateneo Español y, entre 1963 y 1964, formó parte del Consejo Directivo de la Benéfica Hispana, siendo, además, uno de los integrantes del Consejo de Defensa de la República Española que se constituyó en 1960. También fue uno de los exiliados –los otros serían Fernando Valera y Manuel Martínez Feduchy– que fueron elegidos para representar al gobierno republicano, el 1 de diciembre de 1970, en la toma de posesión del presidente mejicano Luis Echevarría.

A la muerte de Franco, Joven abrigó la esperanza de que en España se proclamara, nuevamente, un régimen republicano. Por ello trató de convencer, sin éxito, a través de varios artículos, a los antidinásticos de México y del interior de España para que conformaran una “gran fuerza republicana” que lo permitiera. Moriría en la ciudad de México el 16 de junio de 1983, con 93 años de edad, después de haber sido fiel al ideario republicano toda su vida. 

 

Fuentes y Bibliografía

Archivo de la FUE .

Archivo Histórico de la Fundación Pablo Iglesias AJBP 476-1, 476-11, 821-19, 822-16.

Archivo JARE/AMAE (M).

Archivo del Centro Documental de la Memoria Histórica Fondo Esplá, Masonería.

Destierros Aragoneses Vol. II. Zaragoza: Institución Fernando el Católico, 1988.

ANGOSTO VÉLEZ, Pedro Luis: Sueño y pesadilla del republicanismo español. Carlos Esplá: una biografía política. Madrid: Biblioteca Nueva, 2001.

BALLARÍN AURED, Manuel: Mariano Joven, Rolde de Estudios Altoaragoneses, nº 114 (octubre-diciembre 2006), p. 4-17.

DIAZ TORRE, Alejandro R.: Confederados: orígenes del cambio regional de Aragón 1900-1936. Madrid: UNED; Prensas Universitarias de Zaragoza, 2003,

ESPLA, Carlos: Mi vida hecha cenizas (Diarios 1920-1965). Sevilla: Renacimiento, 2004.

FERNÁNDEZ CLEMENTE, Eloy: Los aragoneses en América. Zaragoza: Gobierno de Aragón, 2003.

FERRER BENIMELI, José Antonio.: La masonería en Aragón. Zaragoza: Librería General, 1979.

 
ES
 

 

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario