23 sept. 2012

Landa Vaz, Rubén


RUBÉN LANDA VAZ

 

Nació en Badajoz el 26 de agosto de 1890. Hijo de un abogado y ferviente militante republicano, Rubén Landa Coronado, y de la portuguesa Maria Jacinta Vaz Toscano. Su padre, amigo personal de Francisco Giner de los Ríos le introdujo en los ideales de la Institución Libre de Enseñanza (ILE). En 1906 marcha a Madrid para estudiar Filosofía y Derecho, doctorándose en Derecho en 1912. Se instaló en la Residencia de Estudiantes desde su fundación integrándose en el ambiente de la Institución Libre de Enseñanza. Casado con Maria Luisa Viqueira, ocupó diferentes puestos de responsabilidad en todo lo que atañe a la ILE desde 1912 a 1934: fue auxiliar de la Secretaría de la Junta para la Ampliación de Estudios (JAE) y Auxiliar de la Residencia de Estudiantes. Obtuvo varias becas de la Junta de ampliación de Estudios para estancias en Portugal, Francia e Inglaterra estudiando los problemas metodológicos y educativos de la Enseñanza Secundaria. Desde 1925 comenzaría a desarrollar su carrera al margen de la ILE y la JAE. Conseguirá una Cátedra como profesor de Bachillerato pasando por los Institutos de Salamanca, Segovia y San Lorenzo del Escorial (Madrid).

Afiliado a Acción Republicana, en 1931 fue nombrado Consejero de Segunda Enseñanza, Escuela de Comercio y otras especiales  en el Consejo de Instrucción Pública. En 1932 dicho Consejo de Instrucción Pública se transformó en el Consejo Nacional de Cultura permaneciendo Landa como consejero, cargo que abandonó en 1934 para retornarlo tras la victoria del Frente Popular en 1936.  En 1933 fue elegido para la Junta Técnica de la Inspección General de Segunda Enseñanza dependiente del Ministerio de Instrucción Pública. También se preocuparía Rubén Landa por las actividades sindicales perteneciendo a la Federación Española de Trabajadores de la Enseñanza de la UGT en la que llegó a desempeñar algunos cargos de relevancia.

Durante la Guerra Civil, Rubén Landa trabajó en varias colonias escolares y viajó a la Unión Soviética acompañando a los llamados niños de la Guerra, cooperó con las Milicias de la Cultura y en la Cartilla Escolar Antifascista. 

Exiliado en México, Landa comenzó a trabajar en una de las primeras instituciones educativas creadas por los refugiados españoles en ese país, La Academia Hispano Mexicana. No obstante, Rubén Landa se vincularía más adelante en la fundación del el Instituto Luis Vives. Este centro educativo fue creado bajo los auspicios del negrinista Comité Técnico de Ayuda a los Republicanos Españoles (CTARE) e impulsado muy decididamente por su presidente, el antiguo rector de la Universidad de Valencia, José Puche. Rubén Landa llegaría a ser director del Instituto Luis Vives en 1942 y permanecería en ese puesto durante aproximadamente cinco años hasta 1947. La finalidad de este centro educativo era no solamente proporcionar un puesto de trabajo digno al numeroso grupo de maestros y profesores españoles exiliados en México, sino también, difundir la cultura española y estrechar lazos culturales con la América hispana. El planteamiento didáctico del Instituto Luis Vives se correspondía al completo con las doctrinas pedagógicas del Instituto-Escuela de la ILE por lo que un Institucionista consumado como era Rubén Landa encajó a la perfección en el nuevo centro. Esta Institución fue una de las pocas creaciones del CTARE que tuvo un indiscutible éxito convirtiéndose en un centro de gran prestigio, principalmente por la enorme calidad de los profesores que componían su plantel, de modo que pudo perdurar y continúa funcionando en la actualidad.

Por otra parte, Rubén Landa también sería desde 1942 presidente del Patronato de los Niños de Morelia. Institución promovida por la Federación de Organismos de Ayuda a los Refugiados Españoles (FOARE) y que se dedicaba establecer una labor de tutela sobre el grupo de niños españoles llegados a México en 1937 y que fueron instalados en la Escuela España-México de Morelia por lo que acabaron siendo conocidos como los niños de Morelia. Componían este patronato, presidido por Rubén Landa, diversas personalidades españolas de la talla de Diego Martínez Barrio, Antonio Velao, Joaquín Xirau, Agunstín Milares, Regina Lago o Emilio Prados entre otros. Sin duda, el mayor triunfo de este Patronato fue la creación de las Casas-Hogar, una serie de centros que daban alojamiento a los jóvenes que, procedentes de la Escuela España-México de Morelia, abandonaron la capital michoacana para buscar trabajo o continuar sus estudios en la Ciudad de México.

Entre 1948 y 1955 Rubén Landa fue profesor en diversas universidades norteamericanas regresando a México para trabajar en la Universidad de Guanajuato y posteriormente, ya durante los años setenta, en el Colegio Madrid. Finalmente Rubén Landa falleció en la Ciudad de México en 1978.

 

Fuentes:
RANGEL MAYORAL, Modesto Miguel: Rubén Landa Vaz. Un pedagogo extremeño de la Institución Libre de Enseñanza en México. Mérida: Editora Regional de Extremadura, 2006.
Archivo del CTARE, Museo de Antropología e Historia  del INAH. Archivo General de la Nación (México), Fondo Ávila Camacho.
 
AV

No hay comentarios:

Publicar un comentario