23 sept. 2012

Lion Depetre, José


JOSÉ LION DEPETRE

José Andrés Lion Depetre Saulnier de Guilhen, nació el 26 de septiembre de 1893, en Valladolid.  Hijo de padres franceses (Julio René Anatolio Lion Deguilhén –ingeniero de ferrocarriles- y Agustina Celina Aliu Dépetre). Tras estudiar Derecho y cumplir su servicio militar como alférez de complemento de Administración Militar, ingresó en la carrera diplomática en junio de 1922, saliendo con el número 7 de su promoción. Su primer destino definitivo fuera de España le llevó a ser secretario de tercera clase en Buenos Aires (19 de enero de 1928), a las órdenes del entonces embajador en la capital argentina Ramiro de Maeztu, siendo luego enviado a Amberes, Santos –Brasil-, Sofía, Bahía y París, llegando a México D.F. como  agregado comercial en México, Centroamérica y Panamá el 12 de diciembre de 1933; allí permanecería casi veinte años, nacería su segundo hijo y contraería segundas nupcias con una mexicana. Por su actuación profesional, recibió las condecoraciones diplomáticas de la medalla de plata de la Cruz Roja Española y la de Caballero de la Corona de Italia. La Guerra Civil le afectará enormemente tanto a él como a su familia: uno de sus hermanos, que vivía en La Coruña resultaría expulsado de su trabajo y obligado a huir, lo mismo que le sucedió a su otro hermano –Juan-, agente consular de Francia en Valladolid mientras que un sobrino, catedrático en la Universidad de Granada, sería fusilado junto a García Lorca. Tras reafirmar su fidelidad hacia la República, continuó en la embajada, colaborando activamente con el embajador Félix Gordón Ordás; su labor resultó fundamental en las operaciones de compra de armamento y de municiones a través de segundos países. Julián Zugazagoitia, como ministro de Hacienda y Economía, le propuso como director de la Oficina Comercial de España en Praga (5 de septiembre de 1937) aunque la orden quedó finalmente anulada, prosiguiendo en México, donde sostuvo una conocida polémica en El Universal de México contra el industrial profranquista Juan Sánchez Navarro. En ese momento, publicó un libro de poemas en prosa titulado sintomáticamente Rebeldías (1937); no era la primera obra que salía de la pluma del diplomático, ni iba tampoco a ser la última pues previamente, y antes de ir a México, había dado a la imprenta en España dos novelas, vanguardistas y muy originales (Las Confesiones de Cayac-Hamuaca, Madrid, Imp. Sáez Hermanos, 1931 y Yo, leproso, Madrid, Gráficas Universal, 1932) y un libro de caza (Mis cacerías en Sudamérica, Madrid, Gráficas Universal, 1931), actividad ésta que constituiría una de sus más grandes y duraderas pasiones vitales.

            Expulsado oficialmente del Cuerpo Diplomático el 2 de noviembre de 1940, tuvo que dedicarse a labores de empresario agrícola en Ciudad Valles en las que fracasó, traductor editorial y escritor especialista en derecho diplomático (Derecho Diplomático, México,Librería de Manuel Porrúa, 1952). En febrero de 1946 viajó en calidad de ministro plenipotenciario a París junto con el gobierno de Giral, regresando al cabo de seis meses. Entre 1947 y 1951 colaboró con el gobierno reformista del general Jacobo Arbenz en Guatemala, poniendo en marcha el “Instituto Diplomático consular”. El 7 de mayo de 1953, solicitó su expatriación ante la representación oficiosa en México del gobierno franquista detentada por Justo Bermejo, pidiendo a la vez su readmisión pública y oficial en la carrera diplomática el 26 de diciembre de 1953. Al volver a España, publicó La tragedia de Méjico (Madrid, Estades, 1954), una peculiar, controvertida y ácida descripción del México que acogió a la diáspora republicana y que provocaría una gran repulsa en el país americano y entre los círculos de exiliados aunque resultara muy elogiado por Lázaro Cárdenas. Su petición de reingreso en la Administración española quedará en suspenso hasta 1974; trabajó en el Índice Cultural Español,  y actuó como investigador y documentalista al servicio directo del Marqués de Santa Cruz, D. José Fernández Villaverde y del ministro de Asuntos Exteriores Castiella a quien proporcionó los argumentos históricos para la reivindicación de Gibraltar en la célebre sesión del 15 de enero de 1957 ante la Asamblea General de la ONU; también creó la  “Escuela Especial de Secretariado Marían Borkowska”. Falleció en la Residencia “Francisco Franco” de Alcalá de Henares,  el 20 de diciembre de 1976.

 

Fuentes:

Archivo del  Ministerio de Asuntos Exteriores,  P-312, Exp.2249.

Luis ARIAS GONZÁLEZ, “Introducción” en José LION DEPETRE, La tragedia de Méjico, Astorga, AKRÓN, 2009, pp.9-50.

Luis ARIAS GONZÁLEZ y Francisco de LUIS MARTÍN, “La depuración en el cuerpo diplomático. El caso de José Lión Depetre” en Josefina CUESTA BUSTILLO (coord.), La depuración de funcionarios bajo la dictadura franquista, Madrid, Fundación Francisco Largo Caballero, 2009, pp.248-263.
 
LA

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario