23 sept. 2012

Lorenzo Santiago, Edmundo


EDMUNDO LORENZO SANTIAGO

   Edmundo Lorenzo nació en Ferrol el 23 de agosto de 1893. Miembro de una familia con pocos medios económicos, comenzó a trabajar en el astillero ferrolano, pasando a los dieciocho años a una imprenta dónde aprendió el oficio de tipógrafo. Cómo en tantas otras ocasiones dentro del socialismo español, la imprenta fue la escuela dónde Edmundo comenzó a cultivarse y a tomar conciencia de clase, lo que le hizo ingresar en el PSOE.

   Mayor que sus dos compañeros de partido Pedro Longueira y Marcial Fernández, Edmundo Lorenzo fue uno de los padres del socialismo ferrolano en el que destacó por denunciar el poder que los caciques tenían en Galicia y las pésimas condiciones de trabajo de obreros y campesinos. En ese sentido, defendió, tanto en los años del turno en el poder como en la dictadura, el cumplimiento exhaustivo de las leyes sociales que ya estaban aprobadas gracias a la presión obrera en todo el Estado. Lorenzo creía en la vía parlamentaria para conquistar el poder, pero mientras eso no ocurría, dada la escasa implantación socialista en Galicia dónde en 1930 no llegaban a los seiscientos afiliados, era partidario de hacer cumplir las leyes que favorecían a los trabajadores, leyes como las que limitaban la jornada laboral a ocho horas, prohibían el trabajo infantil, obligaban a asegurar a los obreros o a no trabajar los domingos.

   Partidario de la colaboración con los republicanos progresistas, Edmundo Lorenzo fue elegido diputado a las Cortes Constituyentes de junio de 1931. En noviembre de 1932, en un momento delicado de la conjunción republicano-socialista, Edmundo Lorenzo participó en un mitin en Zaragoza junto a Gabriel Morón y Manuel Albar. La ciudad estaba excitada por las demandas de los anarquistas y de los socialistas de izquierda que hablaban a las claras de una república timorata y burguesa. Lorenzo Santiago pidió a los asistentes que no se dejasen engañar por quienes así se manifestaban, que las reformas republicanas estaban encaminadas a mejorar las condiciones de vida de los trabajadores y a poner a España en el camino de las naciones más avanzadas, advirtiendo que la atomización de los partidos republicanos les había dejado la responsabilidad de mantener un régimen que no era el suyo pero sí el que en ese momento convenía a España y a los trabajadores.

   Declarado prietista, logró imponer esa línea dentro del socialismo coruñés, dónde muchos se oponían a reconstruir en 1936 la alianza de 1931 debido a las maniobras caciquiles de Santiago Casares Quiroga. Elegido diputado en 1936, tras la traición de los militares africanistas, Lorenzo Santiago se instaló en Barcelona dónde colaboró con Pedro Longueira en la fundación en 1938 de El Socialista Gallego, órgano de la Agrupación Socialista de Refugiados Gallegos, agrupación que tuvo una importancia decisiva en las horas del exilio debido a sus relaciones fluidas con organizaciones de emigrantes y exiliados gallegos en Estados Unidos, México y Argentina.

   Al acabar la guerra pasó la frontera francesa, instalándose definitivamente en México. Partidario en el exilio de las tesis defendidas por Juan Negrín, en 1946 fue expulsado del partido,  junto a Juan Negrín, Julio Álvarez del Vayo, Ramón Lamoneda, Amaro del Rosal, Matilde de la Torre, Max Aub y otros treinta militantes.  

   Murió en Guadalajara, México, el 22 de febrero de 1973.

 

Fuentes:

-Archivo Histórico del Congreso de los Diputados. Madrid.

-M. DÍAZ, HERNÁN: Historia de la Federación de Sociedades gallegas. Biblos, 2007.

-El Obrero. Diario socialista. Hemeroteca municipal de Ferrol. La Coruña.
 
PA

No hay comentarios:

Publicar un comentario