26 sept. 2012

Mantecón Navasal, José Ignacio


JOSÉ IGNACIO MANTECÓN NAVASAL

 

Nació en Zaragoza en 1902 en el seno de una conocida familia de la burguesía zaragozana. Estudió el bachillerato en el colegio de «El Salvador», donde trabó una profunda amistad con Luis Buñuel; continuó sus estudios en Zaragoza, se matriculó en su Universidad y cursó las carreras de Filosofía y Letras y Derecho. Se licenció en Historia en 1920 con premio extraordinario, y en Derecho en 1924. En la Universidad Central de Madrid obtuvo el doctorado en Derecho con la tesis “El régimen municipal de la Comunidad de Albarracín, siglos XIII al XV”, en 1925. Un año antes opositó al cuerpo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos y fue destinado al Archivo de Indias de Sevilla, en el que trabajará hasta 1933. Durante los años 1934 y 1935 fue director del Archivo de la Delegación de Hacienda de Sevilla. En 1931 fue elegido presidente del club de fútbol Betis.

Su actividad política se inició con el ingreso en la Universidad, y en 1917, a los quince años, pronunció su primer mitin republicano. Colaboró en Zaragoza, y más tarde en Sevilla, con el Partido Radical, pero nunca militó en él. Durante la dictadura de Primo de Rivera se afilió al partido dirigido por Manuel Azaña, Acción Republicana, posteriormente integrado en Izquierda Republicana, y participó en los comités de lucha contra la Dictadura y contra la Monarquía.

En 1935 se trasladó a Zaragoza, donde junto a las actividades políticas desarrolló un importante papel en la empresa familiar. La sublevación de julio de 1936 le sorprendió en Madrid, donde organizaría, juntamente con el diputado socialista Eduardo Castillo, las Milicias Aragonesas. Nombrado capitán, marchó con las Milicias al frente de Guadalajara. Más tarde fue nombrado comisario de la 72 Brigada Mixta y destinado con ella al Ejército del Este, cerca de Boltaña, donde recibió, en 1937, por el ministro de Gobernación, Julián Zugazagoitia, el nombramiento de Gobernador General de Aragón.
Tuvo que enfrentarse al Consejo de Aragón, institución de predominio anarquista que dominaba en la zona aragonesa leal a la República, y, asumiendo el encargo del gobierno, lo disolvió con la ayuda de Enrique Líster y la XI División.

Intentó posteriormente organizar e implantar la reforma agraria en Aragón, proyecto frustrado por la ofensiva de las tropas franquistas. Perdido Aragón, fue nombrado comisario del Ejército del Este.

Acabada la guerra, embarcaría en el Galatea hacia Marsella y se trasladaría más adelante a Londres. Juan Negrín lo nombró secretario general del Servicio de Evacuación de Refugiados Españoles en París. De marzo a junio de 1940 estuvo en el campo de concentración de Argeles. El mismo día en que Pétain firmaba el armisticio salió de Francia, embarcando en Burdeos hacia la República Dominicana en el buque Cuba. La expedición no pudo desembarcar en la Dominicana, por lo que Indalecio Prieto, por medio de la JARE, financió el traslado a México. Tras un reembarque en el barco Saint Dominique en la isla de La Martinica, la expedición llegó al puerto mexicano de Coatzacoalcos. Mantecón, que entretanto había llegado en avión a México, se encargó de la recepción del embarque. Consiguió reunirse con su familia en México en marzo de 1941. Formó parte del Comité Técnico del SERE en México junto con el doctor José Puche, y fue nombrado administrador del Instituto Luis Vives. Perteneció a la Junta de Cultura Española y al consejo de la editorial Séneca. Fue también subdirector de la editorial Atlante y, desde 1952, director de la editorial Patria.

A pesar de su pertenencia al partido Izquierda Republicana, desde la guerra civil se fue acercando al PCE. Sin embargo, su nueva militancia política solamente se hizo pública al comienzo de la guerra fría, en un manifiesto colectivo publicado en España Popular el 23 de enero de 1948. Impartió charlas en el Club Eugenio Mesón de las JSU, escribiendo artículos con pseudónimo en los semanarios comunistas. Perteneció al consejo de redacción del consejo de redacción de la revista del PCE, fundada por Juan Vicéns en1949, Nuestro Tiempo. En enero de 1960 asistió al VI Congreso del PCE en Praga.

Formó parte de la Peña Aragonesista Joaquín Costa, de la que fue elegido presidente en 1945. La Peña publicó cinco números del boletín Aragón, dirigido por el socialista José Ruiz Borau, conocido como “José Ramón Arana”.

Trabajó en la Biblioteca Nacional de México con el también exiliado Dr. Agustín Millares Carlo, catalogando los libros de los siglos XVI y XVII. Entre 1943 y 1946 fue investigador de El Colegio de México. A partir de 1945 y hasta 1964 fue profesor de Bibliología y Paleografía en la Escuela de Bibliotecarios y Archivistas. Fue investigador del Instituto de Investigaciones Estéticas de la Universidad Nacional Autónoma de México desde 1955 a 1958, año en que pasó al Instituto de Investigaciones Bibliográficas. Vinculado a la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional, ocupó la cátedra de Bibliología del Colegio de Bibliotecología y Archivología, y la cátedra de Historia de las Bibliotecas desde 1963, y la de Bibliotecología comparada desde 1968. Pasó más tarde a desempeñar la cátedra de Bibliografía Mexicana II y la cátedra de Catalogación descriptiva de Archivos. También trabajó en la Universidad Veracruzana. En septiembre de 1978 la Universidad Nacional Autónoma de México le rindió un homenaje por su magisterio. Murió el 20 de junio de 1982.

 

Fuentes:

Marco Aurelio Torres H. Mantecón, José Ignacio Mantecón. Vida y obra de un aragonés en el destierro, Zaragoza, Instituto Fernando el Católico, 2005.

 
Silvia Salgado, “Un bibliógrafo de ultramar: José Ignacio Mantecón”, Escritos, 32, julio-diciembre 2005.

 

 

AM

No hay comentarios:

Publicar un comentario