30 sept. 2012

Pérez Urría, Leandro

LEANDRO PÉREZ URRÍA
Leandro Pérez Urría nació en Madrid el 13 de marzo de 1895. Cursó la licenciatura de medicina, doctorándose posteriormente. En el año 1922 entró, tras haber mostrado interés por la masonería, en la Logia Hispanoamericana 379 con el nombre de Miguel Servet, con el que actuaría, en años siguientes, en otras logias. A finales de la década de los veinte pasó a engrosar las filas de Acción Republicana, donde enseguida se convirtió en uno de los hombres de máxima confianza de Azaña. En el mes de octubre de 1931, con la República ya proclamada, ocupó la secretaría de la Junta local de Madrid del partido. A partir de entonces, fue uno de sus directivos más activos. Así, en octubre de 1933 ya acudió, en representación de Madrid, al Congreso Nacional de Acción Republicana, donde atacó abiertamente algunas de las acciones emprendidas por el Consejo Nacional. Un mes después fracasaría en su intento de convertirse en diputado por Madrid. Continuaría ocupando cargos destacados en el partido hasta su disolución, en 1934, sumándose, enseguida, al nuevo grupo que Azaña constituyó en compañía de los representantes de otras formaciones políticas, Izquierda Republicana. De su relevancia dentro de la nueva formación da cuenta el hecho de que, cuando se celebraron elecciones internas para elegir a los candidatos que iban a competir por Madrid en los comicios de febrero de 1936, fuera el segundo postulante más votado por los socios, con 1.313 votos, siendo superado, únicamente, por Manuel Azaña, que alcanzó los 2.530. En esta ocasión sí lograría el acta de diputado. Al poco de llegar al Congreso protagonizaría una sonora discusión –en la que Leandro llegaría a las manos–, en los pasillos del edificio con Joaquín Pérez Madrigal, diputado por la CEDA. 
En esos meses siguió actuando activamente como secretario del partido. Al poco de que estallara la guerra, en el mes de agosto de 1936, fue nombrado director general de Ganadería e Industrias pecuarias, cargo al que renunció al mes siguiente. Se desplazó a Valencia a finales de ese año, en compañía de otros diputados. Desde entonces, asistió con asiduidad a las reuniones que allí realizó la Diputación Permanente de las Cortes. En abril de 1937 sería nombrado Inspector de los Servicios Sanitarios de los buques mercantes que había incautado el Estado republicano. Posteriormente, se trasladó hasta Cataluña, donde permaneció hasta la llegada de las tropas sublevadas.
En 1939, Leandro cruzó la frontera y llegó a Francia. A su salida del país sería encerrado en un campo de concentración en Saida (África) hasta que, finalmente, a finales de 1941, después de que, desde México, se realizaran algunas gestiones para liberarle, arribó, a bordo del Serpa Pinto, a tierras aztecas. Allí retomaría enseguida su actividad política dentro de Izquierda Republicana. Trabajó también en la administración de socorros para los refugiados españoles e, igualmente, formó parte del grupo encargado de organizar los embarques a tierras americanas. También intervino activamente, como miembro de la Minoría parlamentaria de su partido, en las reuniones que, años después, en agosto de 1945, desembocaron en la reconstitución de las Instituciones Republicanas. Sin embargo, por aquel entonces Leandro, al igual que personajes del partido como Ruiz Funes, Velao o Clérigo, formaba ya parte del grupo disidente de diputados de Izquierda Republicana, que a raíz de todas esas intentonas que se emprendieron parar reorganizar el gobierno, se movilizaron, sin éxito, para favorecer las aspiraciones de Juan Negrín. Al año siguiente, en 1946, Leandro sería designado, por su oficio de médico, Presidente del Comité Central de la Cruz Roja Republicana Española. A partir de esa fecha aparecería esporádicamente en algunos de los actos que los republicanos celebraron en tierras mexicanas (uno de ellos, de los últimos a los que acudió, el que se celebró el 9 de diciembre de 1970 para celebrar la promulgación de la Constitución).

Fuentes y Bibliografía
Archivo de la FUE 761-10/1946.
Archivo del Centro Documental de la Memoria Histórica Fondo Esplá, Masonería.
Archivo General de la Villa de Madrid (Padrones).
Archivo Histórico de la Fundación Pablo Iglesias AJBP 476-12, 760-3.
Archivo JARE/AMAE (M).
El Socialista, 20-X-1931, 10-II-1932, 22-VI-1932, 31-III-1933, 15-X-1933, 14-VI-1934, 4-II-1936, 18-II-1936, 1-III-1936, 28-IV-1936, 30-IV-1936, 18-VI-1936, 11-VIII- 1936.
Gaceta de la República, 9 de abril de 1937.
La Vanguardia, 12-VIII-1936, 8-IX-1936.
ANGOSTO VÉLEZ, Pedro Luis: Sueño y pesadilla del republicanismo español. Carlos Esplá: una biografía política. Madrid: Biblioteca Nueva, 2001.
AZAÑA, Manuel: Obras completas. Madrid: Ministerio de la Presidencia, Secretaría General Técnica: Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2007.
ESPLA RIZO, Carlos: Mi vida hecha cenizas (Diarios 1920-1965). Sevilla: Renacimiento, 2004.
FERRER BENIMELI, José Antonio: La masonería en Madrid y en España del siglo XVIII al XXI, Zaragoza: Universidad de Zaragoza, 2004.

 ES


No hay comentarios:

Publicar un comentario